Tenemos el placer de compartir con vosotros la segunda parte de la entrevista con Madhana. Una constante fuente de inspiración. Esperamos que la disfrutéis.

Pregunta.- ¿Qué te aporta dar clases de yoga a tus alumnos? ¿Y participar en los cursos de formación?
Respuesta.-
 Quizás ayudar a llenar cierto vacío que pueden sentir y sin duda buscan respuestas a la incertidumbre que forma parte de la vida. Por otro lado, si su interés está en combatir el estrés, estados de ánimo negativos o recobrar dentro de lo posible estados de salud y bienestar, el yoga aplicado con sensatez proporciona beneficios incalculables.
En lo que a los cursos respecta, intentamos dar una formación rigurosa y ecléctica, a fin de que el yoga sea transmitido de una forma genuina.

Swami Vishnu Devananda y Madhana

P.- ¿Cuál ha sido tu mayor reto con el yoga?
R.-
 Saber distinguir los que venden espiritualidad cargada de falsas expectativas y la facilidad con la que muchos tienden a creer sin cuestionarse nada. Pienso que Krishnamurti puede ser de gran ayuda para saber distanciarse de los “iluminados”.

P.- ¿Qué cualidades definen a un buen profesor de yoga?
R.- 
Preparación, conocimiento, motivación, empatía, y saber transmitir lo que es necesario en cada momento.

Vicente Ferrer y Madhana

P.- ¿Cómo integras la ciencia, la psicología, la filosofía y los métodos de meditación en tus clases?
R.-
 Gracias a esas distintas ramas del saber ha habido una extraordinaria evolución en la humanidad. Ahora es también buen momento para que se produzca un salto cualitativo en nuestra evolución interior. Esa riqueza debe ser aprovechada y así buscar lo que Occidente nos ofrece y lo que Oriente nos proporciona. Para los alumnos interesados en la salud de mente y cuerpo intentamos proporcionar una metodología aplicada a sus intereses. Para aquellos que son más buscadores y con seriedad se adentran en estos senderos, intentar hacerles ver que uno debe alejarse de todo sectarismo y vías de liberación que ofrecen paraísos artificiales.

Decía Krishnamurti que una cosa es pensar igual y otra pensar juntos. Se trata pues de entender como lo hacían las luminarias del pasado, Maimonides en la tradición judía, Avicena en la islámica, Tomás de Aquino en la cristiana, Sankara en el hinduismo, Buddha en sus profundas enseñanzas contenidas en las cuatro nobles verdades o la Filosofía Perenne a la que se refería Aldous Huxley, y así sucesivamente. Seguro que se retorcerían en sus tumbas al entender que nuestra noción de la existencia es extremadamente limitada cuando pretendemos definir alegremente una Realidad Suprema. La palabra definir viene a significar poner límites, y solemos hacerlo sobre una Realidad que está más allá de lo que la mente pueda pensar y saber.

P.- Siendo un gran conocedor de las filosofías orientales, ¿qué lectura recomendarías a una persona lega en la materia para un primer contacto con estas filosofías?
R.-
 Algo sencillo como Sidharta de Herman Hesse; El filo de la navaja, de Somerset Maugham; Vislumbres de la India, de Octavio Paz y libros sencillos sobre Hatha Yoga.

P.- ¿Qué relación tienes con los grandes maestros que conoces?
R.-
 He tenido -y lo sigo teniendo- el enorme privilegio de haber conocido y convivido con grandes maestros y observo que de alguna manera las redes sociales y vídeos ocupan un espacio de aprendizaje muy superficial en la actualidad. No hay una relación directa de largo tiempo que contenga la presencia, la fuerza, energía y conocimiento que transmite un verdadero maestro, el cual te hace despertar de tus ensoñaciones e idealismo que suelen conducir a estados engañosos.

Creo que es importante dos aspectos: el que que proviene de la tradición con sus textos y gurús consecuentes, y de los eruditos y académicos con una preparación exquisita que hoy en día transmiten sus conocimientos en grandes universidades en sus departamentos de estudios asiáticos, y quienes combinan el mundo académico con las prácticas meditativas y yóguicas (Harvard, Stanford, Cambridge, Berkeley, Georgetown, Oxford, Bristol, Lancaster, Soas y un largo etc.). Ahí están Jim Mallinson, Jason Birch, Seth Powell, Jeffery D. Lang, Jessica Frazer, Michael Burley, Gavin Flood, Nick Sutton o el llorado amigo Georg Feurstein. Lo mismo ocurre con los grandes expertos en el Budismo, la meditación Vipassana y Mindfulness entre los que se encuentra el apreciado amigo Abraham Vélez de Cea.

Madhana y La Madre Teresa

P.- ¿Cómo actualizas tus conocimientos? ¿Te sigues formando con maestros o es una labor más autodidacta?
R.- 
La formación debe ser constante. Las fuentes del conocimiento se encuentran en todas partes y la mente está abierta al saber y la experiencia. Sigo visitando maestros de Oriente y Occidente y aportan a mi existencia luz, luminosidad, claridad y humildad. Intento seguir asimismo las enseñanzas de un gran maestro del cual se contaba esta historia:
“Un discípulo se dirige a su maestro y le dice: ‘Maestro, vives tantas dificultades y penalidades y siempre veo que estás alegre y positivo. ¿Cómo es eso posible?’. ‘Verás’, dijo el Maestro, ‘cuando me levanto por las mañanas me pregunto, ¿que elijo hoy, tristeza o alegría? Y decido elegir la ALEGRÍA'”.

Swami Satchidananda y Madhana