Conectar | Registrar

asana en pareja yogasanda
Viaje a India - 6 al 22 Nov. 2017

Viaje a India - 6 al 22 Nov. 2017

yoga-cultura-espiritualidad

Curso Instructores de Yoga

Curso Instructores de Yoga

Formación de Instructores de Yoga: teoría y práctica. INICIO: OCTUBRE 2017

Curso Instructor de Ashtanga Yoga

Curso Instructor de Ashtanga Yoga

INICIO: OCTUBRE 2017

Curso de Pranayama - INICIO: próximamente

Curso de Pranayama - INICIO: próximamente

Dirigido a Profesores, Instructores y Monitores de Yoga.

Curso profesor de Yoga

Curso profesor de Yoga

Curso formación profesor/a de Yoga profundizando en su práctica y enseñanza. Inicio: próximamente

Certificación Instructores de Yoga

Certificación Instructores de Yoga

Todo lo que debes saber

Entrevista a Mádhana, Diario ABC

El Yoga es, en esencia, el uso de la inteligencia en favor del bienestar

«Los nombres son muchos, la verdad una sola». Así contesta Manuel Agulla, apodado Mádhana por su maestro Suami Vishnu Devananda -uno de los precursores del yoga en Occidente-, al ser preguntado por cómo prefiere que se dirijan a él. Manuel o Mádhana, indistintamente, recuerda durante su conversación con ABC encuentros que califica de «excepcionales», aquellos que le hicieron cruzarse en el camino con el Dalai Lama, Vicente Ferrer o la Madre Teresa de Calcuta. No se olvida de los llamados grandes maestros de renombre mundial, gurús de esta disciplina, con quienes ha compartido infinidad de experiencias en sus frecuentes visitas al sudeste asiático, sobre todo a la India. Nombra, entre otros a Sri K Pattabhi Jois, precursor de uno de los muchos estilos de esta disciplina, que se denomina «ashtanga» yoga -sistema vigoroso, dinámico e intenso-. El ansia de saber le llevó a combinar sus estudios en Inglaterra con el conocimiento más profundo de sí mismo y emprender «un viaje al interior en busca de la plenitud». Regresa a Vigo en 1977 y monta la primera escuela en Galicia, y una de las pioneras de España. Desde entonces dirige el Centro de Yoga Sananda en la ciudad.

 

Su reconocimiento internacional se debe al esfuerzo constante y a la perfección que aplica a cada uno de sus movimientos, la misma que exige a profesores y alumnos que se ponen en las manos de los centros de Vigo y Madrid llegados de toda España para formarse. Especial mención dedica a Auri Agulla (Gauri), su hermana, y Westley Eckhardt (Shanmugananda), codirectores del Yoga Center en Madrid, quienes también gozan de gran prestigio internacional. Los dos centros conforman la Asociación Internacional de Profesores de Yoga Sananda.

 

Consciente de que el objetivo final de cada persona debe ser encontrarse bien con uno mismo, Mádhana promulga la «exquisitez en la enseñanza», a través de cursos formativos, clases y seminarios. Su próxima cita es ya un clásico del verano, el encuentro internacional de yoga, que cada año se celebra bajo la dirección de estos tres grandes expertos en el Balneario de Mondariz, se ha ganado a pulso su categoría a nivel europeo.

 

-Ha llegado a afirmar que el yoga es para la mayoría como ver el mar desde la superficie, ¿pero qué es el yoga para Mádhana?

-Adentrarnos en las profundidades del ser humano para indagar y descubrir en ella nuestra verdadera realidad, el deseo de encontrar el bienestar personal y la felicidad con letras mayúsculas.

-¿Yoga físico o mental?

-La diferencia entre ambos es solo aparente. La conexión mente-cuerpo es un hecho. Digamos que el cuerpo es el elemento más visible, más material, pero uno se refleja en el otro. La meditación desde el punto de vista científico goza hoy de una importante reputación. Evidentemente hay practicas más específicas que, por su inmovilismo, podríamos llamar mentales; y luego están las denominadas «asanas», posturas físicas, que tienen tantos beneficios psicofísicos. Es lo que muchos denominan Hatha Yoga y que nosotros -en referencia a la Asociación Internacional de Profesores de Yoga Sananda- preferimos llamarle «yoga integral», al comprender todos los aspectos del ser humano: físico, emocional, intelectual y psicoespiritual. Hay cientos de posturas.

-¿Cómo definiría a un «yogui»?

-Un «yogui» es aquel que intenta mantener la mente equilibrada entre la dualidad del placer y el dolor. Aprender a aceptar los comportamientos que están en nuestra vida y saber discernir. Aceptar las cosas tal y como son y no como queremos que sean, y al mismo tiempo utilizar nuestra existencia humana como elemento de búsqueda de respuestas a nuestra existencia.

-¿Nota cierto escepticismo ante la práctica del yoga?

-Es importante tener interés, si bien el que decide practicar el yoga lo suele hacer con intención. Los distintos estilos se adaptan a las necesidades del practicante mediante técnicas de meditación, relajación, corrección postural... El yoga es una opción, no hay imposiciones. No es más que el uso de la inteligencia en favor del bienestar. Lo importante no son los acontecimientos, son los pensamientos y cómo cada uno interpreta las cosas. Es importante el cultivo de la atención consciente, estar presente en el aquí y el ahora, el tan famoso mindfulness.

-¿Qué espera de la cita en Mondariz?

-El balneario es un enclave magnífico para la práctica del yoga, una posibilidad de conocerse a uno mismo. Unas vacaciones reales en tanto en cuanto uno se compromete a llevar a cabo una serie de prácticas que van a repercutir sobre la salud con unos programas en los que prima la calidad. Vacaciones de cuerpo y mente a través del yoga para refrescar nuestros estados mentales y corporales.

 

Ver documento en PDF